Tipos de ayuno y abstinencia

El ayuno tiene indudables efectos espirituales. Uno de ellos es que llena al alma de gusto por las cosas del Reino de los Cielos y fortalece el cuerpo y espíritu ante las tentaciones. Con una medida tan simple, es siempre sorprendente como el espíritu se fortalece.

Hay tres tipos de ayuno:

1. El ayuno eclesiástico: Es el de el Miércoles de Ceniza o el Viernes Santo. Consiste en hacer una sola comida normal en el día, y una moderada colación a la hora del desayuno y de la cena. Por ejemplo, una fruta, un poco de pan o un yogurth.

2. El ayuno a pan: Consiste en hacer tres comidas al día, pero sólo a pan y agua.

3. El ayuno de la cena: Consiste en irse a la cama sin cenar. Este ayuno se puede hacer dos o tres veces a la semana. Pudiéndose tomar una fruta a la hora de la cena si se desea. Otras personas pueden preferir el ir al trabajo sin desayunar.

El ayuno lo hacemos por Dios. Lo importante es el agradecimiento de Dios.


Tres formas de practicar la abstinencia.

1. Abstinencia de carne: No comer carne durante todo el día. También se puede practicar de forma más estricta, sólo comiendo vegetales ese día.

2. Abstinencia de pan: Algunas personas prefieren abstenerse de pan e hidratos de carbonos, es decir, pastas, pan, tortilla, etc.

3. Abstinencia de comida/bebida: No beber refrescos, ni café, ni nada que no sea agua. Otras personas pueden preferir el ofrecer la abstinencia de dulces o no comer nada entre horas.

Lo importante es que todo lo que hagamos nos ayude a vivir esta Cuaresma con un espíritu de arrepentimiento y ganas de conversión, de lograr un verdadero cambio para acercarnos más a Dios.

Cabe mencionar que el ayuno y la abstinencia se pueden practicar durante todo el año, para mantener ese crecimiento espiritual que nos ofrecen estas dos prácticas.
 

Fuente: www.blogdelpadrefortea.blogspot.mx